La DO Vinos de Valencia pide más apoyo institucional

La Deno­mi­na­ción de Ori­gen Valen­cia, jun­to con otras 32 deno­mi­na­cio­nes de ori­gen viti­vi­ní­co­las del res­to de Espa­ña, a tra­vés de la Con­fe­ren­cia Espa­ño­la de Con­se­jos Regu­la­do­res Viti­vi­ní­co­las (CECRV) reu­nía el pasa­do 27 de mar­zo a repre­sen­tan­tes de los prin­ci­pa­les gru­pos par­la­men­ta­rios en la jor­na­da “Deno­mi­na­cio­nes de ori­gen del vino y polí­ti­ca agro­ali­men­ta­ria” cele­bra­da en el mar­co de la Comi­sión de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción del Con­gre­so de Los Dipu­tados.

Su obje­ti­vo era expo­ner la impor­tan­cia del con­cep­to “Deno­mi­na­ción de Ori­gen” con el fin últi­mo de inten­tar que los par­ti­dos y las admi­nis­tra­cio­nes con­tri­bu­yan a empo­de­rar, defen­der y for­ta­le­cer a las deno­mi­na­cio­nes de ori­gen del vino.

Espa­ña es uno de los prin­ci­pa­les paí­ses pro­duc­to­res de vino de la Unión Euro­pea y un impor­tan­te gene­ra­dor de rique­za. Un sec­tor diná­mi­co, muy bien estruc­tu­ra­do, auto­crí­ti­co y a la van­guar­dia en cues­tio­nes regu­la­to­rias y de res­pon­sa­bi­li­dad social como son la sos­te­ni­bi­li­dad y la salud. Por ello, las Deno­mi­na­cio­nes de Ori­gen del vino son una “his­to­ria de éxi­to del sec­tor agra­rio y deben ser refor­za­das para que sigan sien­do ejem­plo de desa­rro­llo sec­to­rial” tal y como seña­la­ron repre­sen­tan­tes polí­ti­cos.

Fomento de la sostenibilidad económica, social y medioambiental

Viñe­dos eco­ló­gi­cos.

El papel pro­ta­go­nis­ta que jue­ga el sec­tor viti­vi­ní­co­la, y en él las Deno­mi­na­cio­nes de Ori­gen, en la apli­ca­ción de la sos­te­ni­bi­li­dad en sus tres ver­tien­tes: eco­nó­mi­ca, social y medioam­bien­tal; debe ser pues­to en valor.

Entre los retos más inme­dia­tos a los que se enfren­tan las Deno­mi­na­cio­nes de Ori­gen Viti­vi­ní­co­las, está la posi­ble apli­ca­ción de un sis­te­ma de cali­fi­ca­ción nutri­cio­nal armo­ni­za­do en la par­te fron­tal del eti­que­ta­do de los ali­men­tos del que el Vino debe ser exclui­do. Del mis­mo modo que debe ser defen­di­do de aque­llas ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas que plan­teen la inclu­sión de aler­tas sani­ta­rias en el eti­que­ta­do de bebi­das alcohó­li­cas.

Se pre­ten­de que las cues­tio­nes de salud ten­gan un enfo­que edu­ca­ti­vo que faci­li­te la toma de deci­sio­nes infor­ma­das sobre los pro­duc­tos, pero que no los pena­li­ce. Así como que se abo­gue por un entorno regu­la­to­rio esta­ble y espe­cí­fi­co en el sec­tor del vino ante los pro­ce­sos de refor­ma euro­peos que tien­den a debi­li­tar­lo.

Ade­más, es impor­tan­te que se le pro­te­ja ante el cre­ci­mien­to e impul­so de las reno­va­bles. Fun­da­men­ta­les en nues­tra tran­si­ción ener­gé­ti­ca, pero cuyo cre­ci­mien­to debe desa­rro­llar­se sin menos­pre­cio del valor medioam­bien­tal y de fija­ción de la pobla­ción que supo­ne el sec­tor viti­vi­ní­co­la, para el que se pide pro­tec­ción.

¡Compartir es vivir!

Suscríbete al boletín

Noti­cias, crí­ti­cas de res­tau­ran­tes, catas de vinos y acei­tes, etc.