Honoõ

Ulises Menezo.

  • Valencia (cerca del estadio de Mestalla)

  • Ernesto Ferrer, 14

  • 961 115 393

  • Abre de martes a sábado, de 14 a 16 horas y de 21 a 23:30 horas.

  • Precio medio: 50-60 €

La Izakaya (taberna) japonesa

Carlos López

Entramos en un local en el que fuego, brasas y humo salen de un kamado grill y van llegando a la mesa en forma de bocados que uno no olvida. Pequeños momentos que imprimen bienestar en un espacio que te lleva a la calma. La cocina, abierta, espera al final de la sala al descubierto, para que los comensales puedan ver cómo se elabora y se manejan los fuegos y cuchillos entre el movimiento corporal de los cocineros. En este local sobrio, rectilíneo y visualmente controlado, la iluminación cálida se descuelga mediante bombillas industriales y lámparas akachochin (tipo farolillo). Sus paredes rojo intenso evocan el fuego, el protagonista.

Honoõ es una izakaya (taberna) en medio de una ciudad que, hasta su llegada, no sabía que en Japón hay más gastronomía que la de los cortes y elaboraciones clásicas tradicionales. Ofrece un concepto de cocina alternativa, canalla, divertida, en el que la manipulación de la materia prima es seria y con oficio. En las elaboraciones se reduce el empleo de aceites y otras grasas (como en las carnes), que no resultan necesarias gracias a los propios jugos de las piezas cocinadas; parte de los cuales caerán sobre las brasas del kamado, ahumando y dando ese contrapunto tan deseado en sabor, intensidad y, a la vez, ligereza y salubridad. Todo se resume en bocados repletos de conjunción.

El que trajera hace más de veinte años un trozo de Japón a la ciudad del Turia, retuerce el concepto y nos ofrece algo más aparte de sushi, sashimi y platos de recetario generalista. Ulises Menezo aprovecha la oportunidad de reinventarse y descolocar con un formato de “bar” callejero nipón, con orden, seriedad y alejado de ruidos. Lleva años en este oficio, no es nuevo. Hoy en día, junto con otros dos espacios conceptualmente distintos, forman el Grupo Tastem (uno de los más antiguos y con mayor oficio de Valencia en gastronomía y cocina japonesa): Shinkai Tastem, Honoõ y Kaido Sushi.

Sentados en la mesa, nos ponemos en manos de quien oficia la sala. Pedimos “todo” al medio. No pueden faltar:

—los montaditos de steak (magro tierno, debidamente salseado y condimentado, un bocado untusoso).

edamame (cada vaina de soja inmadura, crocante y tersa, bien aliñada y salteada, color clorofila intenso)

—seguimos con unas kushiyaki (brochetas) en este caso de pescado; encontramos en boca, equilibrio y sabor, ligeramente engrasadas.

Brochetas.

—el bao de costilla (intenso glaseado que da paso a una melosidad interminable, pura esencia de lo que debe ser un pan cocido relleno de carne) y todo lo anterior sin olvidar su…

karaage (fritura japonesa) de pollo ecológico o gamba (correcta de marinado, equilibrio en su fritura, sin exceso de saturación)

croquetas de cecina de wagyu; fiel reflejo de lo que debe ser esta tapa; retorcida, bien armada, crujiente, melosa y jugosa.

Croquetas.

tataki de saba (caballa ahumada, ajoblanco de miso, almendras tostadas y crudas, flor de ajo y brunoise de daikon aliñado): en boca una voladura, encontramos un pescado tan azul y firme como beneficioso y económico; este plato exprime todo el potencial de la conjunción del corte de carne blanquecino, con los distintos acompañamientos y aderezos deliciosos, todo tiene un sentido.

Caballa ahumada.

tuétano vieira y cecina: cierras los ojos y encuentras en el paladar una sustancia grasa amarilla y roja, equilibrada en su justa proporción con la delicadeza del molusco y la ternura de la deshidratación de los velos de la carne.

Tuétano.

mundo dulce: torrija haba tonka (usada en repostería por su sabor parecido a la vainilla y la canela); correcta y distinta interpretación respecto a matices de la conocida tostada francesa.

Torrija haba tonka.

—y la roca de chocolate, acompañada con mermelada de kumquats, kumquats crujientes, hierbabuena y cacao en polvo; correcto ensamblado y emplatado, quizás excesivo frío en el interior de la roca, que desequilibra su conjunto.

Curiosa carta de vinos, nada corriente, estructurada y escueta; muy a la altura de los platos y elaboraciones del local.

Honoõ, es un concepto particular. En la mesa, Japón adquiere protagonismo en su vertiente más enraizada, tanto en estancia, elementos, cocina y ambiente como, sobre todo, en los sabores. Elaboraciones salteadas, debidamente cortadas y tratadas, ahumadas y braseadas sutilmente, cuya inflexión es el contrapunto palatal divertido que a veces no tenemos registrado en nuestra memoria culinaria. Las elaboraciones pueden llegar en presentación individual, pero lo suyo es compartir en el centro de mesa, algo común en nuestra cultura gastronómica y que hacemos cuando vamos de tabernas.

Calidad en la materia prima (directamente traída de Japón) y en cualquiera de sus platos especializados. Todas las propuestas se elaboran en torno a un horno de leña kamado grill (especie de barbacoa de cerámica versátil, de cuya combustión se encarga el carbón vegetal) cuya altísima calidad y el dominio del mismo se transmite a todas las elaboraciones. Especial mención a la carne, cuyo estandarte es el entrecot de wagyu (raza bovina, originaria de Japón), considerada como una de las más selectas del mundo por sus características organolépticas: sabor, ternura y jugosidad.

Entrecot de wagyu.

En los pescados (incluso mariscos) aunque se requiere de una vigilancia especial en el kamado, consiguen conservar los nutrientes y vitaminas que en otras formas de cocinado se difuminan. Es aquí donde la magia del justo contrapunto palatal nos da un bocado lleno de matices ahumados, braseados y aromas, cuyas texturas pasan por el equilibrio entre lo tostado y crujiente del cuerpo y lo tierno y meloso del interior. Aquí se ahúma, se cocina al vapor y se asa a la parrilla.

Aunque las brasas nunca han dejado de estar presente entre nosotros (hoy en día, de moda) sobre todo en determinados tipos de cocina regional, sí es verdad que en los últimos tiempos cocineros y restaurantes han apostado fuerte por una carta elaborada con esta técnica auténtica y tradicional, debido a su forma ancestral de preparar los alimentos de uso tan fácil como complejo en su técnica y justo tratamiento respecto al punto y sabor. En Honoõ la brasa vive con fuerza, viene para quedarse, pero no es invasiva. Ulises de la mano de Roberto, pretende ofrecer una cocina natural, perfecta para el mejor producto, donde la materia prima bien tratada lo da todo cuando se conjuga correctamente el volumen y corte de la pieza y el tiempo y control del calor de las brasas.

Roberto Peña, jefe de cocina.

La continuidad culinaria en cuanto a dimensión creativa y cocina con sello propio sigue la línea que Ulises Menezo siempre se ha marcado (abrir, ubicarse, encontrar un hueco, afianzar clientela), trazando formas y volúmenes distintos a lo que suele ofrecer la competencia; en la mano de su jefe de cocina Roberto Peña esta dicha suerte.

Me despido, reflexionándoles sobre el dicho popular: de mal a mal, dame la taberna y no el hospital.

Crónica de la visita realizada el 14 diciembre de 2023. 

Suscríbete al boletín

Noticias, críticas de restaurantes, catas de vinos y aceites, etc.